Afirman que pacientes con asma controlados pueden hacer actividad física

Ciudad de México 23 de Julio de 2018 (Redacción).- La neumóloga pediatra adscrita al Hospital de Pediatría del IMSS en Jalisco, Ana Isabel Oregón Alamillo, indicó que los pacientes con asma controlados pueden convivir con mascotas y realizar actividad física.

Agregó que el control mediante el apego al tratamiento médico, es indispensable para que un paciente con asma pueda llevar a cabo su vida en condiciones de normalidad.

Manifestó que bajo esas condiciones un niño con diagnóstico de asma pero 100% controlado, puede incluso convivir con mascotas, siempre y cuando no sea alérgico al pelo del animal doméstico.

Puntualizó que la actividad física no está contraindicada en pacientes asmáticos controlados, “por el contrario, esto conlleva el fortalecimiento de sus vías respiratorias y anatomía corporal”.

“Antes se pensaba que la natación estaba contraindicada para los niños con asma, pero esto ya no es así dado que actualmente ya las albercas no están cloradas y hay menos probabilidades de que alguna sustancia pueda irritar o inflamar las vías aéreas”.

Rechazó que porque el niño tenga asma “debe estar pegado a su oxígeno y quieto todo el tiempo, sentado sin agitarse; no, es un niño y puede hacer su vida normal, siempre y cuando esté bajo control”.

Destacó que alrededor de los seis años es la edad idónea en niños para diagnosticar el asma a través de una espirometría, “aunque existen algunos criterios que pueden orientar al médico a este diagnóstico como que haya tenido episodios de obstrucción pulmonar, que sus padres sean alérgicos o padezcan rinitis”.

Así como si el propio paciente tiene alguna alergia o ha presentado alguna exacerbación alimentaria, si tiene padres o hermanos con asma, o que presente sibilancias en el pecho.

Mencionó que con lo anterior las probabilidades de que el diagnóstico de asma sea confirmado son de alrededor de 77 por ciento.

“Dependiendo la intensidad del asma, e incluso las condiciones genéticas del paciente, en algunos casos la enfermedad llega a dirimirse, aunque en otros casos persiste hasta la adolescencia o la adultez”, finalizó.