Ejecutan en Texas a mexicano que gobierno intento salvar.

Imagen Internet

Ciudad de México, 15 noviembre 2018.- La semana pasada, el gobierno de México, intentó evitar la ejecución en Texas de Roberto Moreno Ramos, hombre de origen oaxaqueño acusado de asesinar a su familia. Sin embargo, las autoridades de Estados Unidos se negaron al requerimiento, así que este miércoles procedieron a finalizar la vida de Moreno Ramos.

El hombre, que en 2018 alcanzó los 64 años de edad, fue declarado muerto a las 21:36 hora local, luego de que se le administrara una inyección letal en la prisión de Huntsville, cercana a la ciudad de Houston. Moreno Ramos era uno de los 51 mexicanos condenados a muerte en territorio estadounidense cuyo caso se ordenó reconsiderar en 2004, luego de que interviniera la Corte Internacional de Justicia. A pesar de este esfuerzo, las autoridades de Texas continuaron con las ejecuciones de al menos cinco mexicanos durante la última década.

La corte condenó a Moreno Ramos en 1993, casi un año después de cometer el asesinato de su entonces esposa Leticia y sus dos hijos, Abigail y Jonathan, de 7 y 3 años respectivamente. La investigación señala que Roberto asestó varios martillazos a su mujer, al tiempo que terminó con la vida de los pequeños. ¿El móvil? Irse con otra mujer.

El gobierno mexicano trató de evitar la ejecución en Texas de un hombre señalado de asesinar a su familia. La misión fue fallida.

Cerca de dos meses, Moreno evitó toda clase de preguntas respecto al paradero de sus familiares. Cuando alguien lograba sacarle palabras, el hombre señalaba que su esposa e hijos habían muerto en un accidente de tránsito, sin dar más detalles al respecto. La hermana de Leticia se encargó de denunciar la desaparición. Al poco tiempo, las autoridades enfrentaron a Roberto, quien dio versiones contradictorias al respecto. Durante la investigación se hallaron restos de sangre, con lo cual, el hombre no tuvo más remedio que admitir su atroz crimen.

En sus últimas palabras, el hombre agradeció al gobierno mexicano “por la lucha” que llevaron a cabo contra su pena de muerte, fuera “merecida o no”. La ejecución de Moreno Ramos fue la undécima para el estado de Texas, y la número 21 en todo el país. Desde que se restituyó la pena de muerte en 1976, Estados Unidos ha ejecutado a cerca de 1,500 presos, de los cuales, 556 pertenecen a Texas.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*