Militares a las calles; plan de seguridad de AMLO

Ciudad de México, 15 noviembre 2018.- El presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, e integrantes de su equipo, presentaron este miércoles el Plan nacional de paz y seguridad para el próximo gobierno, con puntos como una “reformulación” del combate a las drogas, la posibilidad de otorgar amnistía y la creación de una Guardia Nacional de 50 mil integrantes en un periodo de tres años, con elementos de las policías Militar y Naval, así como de la actual Policía Federal.

Durante la presentación, no se mencionó un plan para mejorar las corporaciones de policía municipal, estatal y federal; esto, en el contexto de que colectivos ciudadanos exigen que sea abrogada la Ley de Seguridad Interior, porque a su parecer perpetúa la militarización, y no da incentivos para que mejoren las instituciones civiles de seguridad.

El presidente electo aseguró que el motivo para crear una Guardia Nacional es que se requiere unir los recursos y voluntades disponibles, pues no se cuenta con los elementos necesarios para las tareas de seguridad.

López Obrador dijo que en las corporaciones policiales actuales, tanto a nivel federal, como estatal y municipal, hay descomposición.

No se ha consolidado esta corporación (Policía Federal). Con honrosas excepciones hay falta de profesionalismo y de integridad y lo mismo sucede con las ministeriales y municipales”, dijo en su intervención.

El próximo presidente dijo que tras analizar la problemática de seguridad, se decidió buscar el respaldo de las Fuerzas Armadas.

“Eran dos opciones, al final de cuentas la política es optar entre inconvenientes, y tiene que tomar uno decisiones. Apoyarnos en las Fuerzas Armadas, esa fue la decisión que tomamos”, expuso.

Por esta razón, dijo que buscarán hacer un reforma constitucional que regule a la Guardia Nacional.

Dijo que buscarán operar 266 coordinaciones territoriales, pero solo comenzarán con 150, pues “no tenemos todos los elementos que se requieren”; dijo que se necesitan, en promedio, 500 por coordinación.

Les pedimos que nos apoyen porque hay que hacer una reforma constitucional, ya no queremos la simulación, solo en el Porfiriato se decía y se usaba la frase de que la Constitución se respetaba en la forma, para violarse en el fondo, nosotros no somos porfiristas, vamos a respetar la Constitución en la forma y el fondo”, dijo.

También defendió la creación de la Guardia Nacional al afirmar que este concepto existe ya en la Constitución, y que se utilizó para defender al país de las intervenciones de Estados Unidos y Francia.

Incluso, argumentó que este cuerpo de seguridad se ha implementado en otras partes del mundo como España y Francia, donde las Gendarmerías dependen de las Fuerzas Armadas.

Alfonso Durazo, quien será el próximo secretario de Seguridad, mencionó varios puntos de la nueva estrategia. Comenzó mencionando que es necesario dejar de lado “la fantasía” de que se puede superar la inseguridad y violencia con soluciones únicas e unidimensionales, como la estrategia “represiva militar”.

La alternativa, apuntó, será establecer estrategias multidimensionales y “radicales”, que estén dirigidas a la raíz de la aguda crisis de violencia que vive el país. Como primer punto, mencionó que el nuevo gobierno se planteará como tarea erradicar la corrupción y rehabilitar la procuración de justicia, haciendo énfasis en la labor de policías, militares, y ministerios públicos, entre otras corporaciones. 

Otro punto será generar fuentes empleo, dar educación a todos los jóvenes, invertir en salud, desarrollo económico, y de ese modo atacar las causas profundas del crimen, y reducir la base social que haya establecido.

Durazo habló de una reformulación del combate a las drogas, ya que hay narcóticos cuya prohibición por parte del gobierno ya resulta insostenible. 

Una alternativa, dijo, es que el Estado renuncie a la persecución de ciertas sustancias, y que también se tenga control clínico en los casos de aquellas personas que ya padecen alguna adicción.

La regulación de algunas drogas prohibidas, dijo, permitiría poner fin a un motor central de la violencia. 

El próximo secretario también habló de un proceso de pacificación y de justicia transicional, que incluya la alternativa de ofrecer amnistía a ciertos grupos infractores, con reducciones de penas y la posibilidad de que opten por un cambio de vida, siempre y cuando colectivos y víctimas acepten dar el perdón.

Ante la imposibilidad de derrotar las diversas expresiones delictivas por medios exclusiva o preponderantemente policiales y militares, frente al absurdo de querer pacificar con métodos violentos y habida cuenta de lo contraproducente y trágico de tales políticas, resulta imperativo hacer un alto para considerar y debatir la necesidad de emprender un proceso de pacificación con las organizaciones delictivas y de adoptar modelos de justicia transicional que garanticen los derechos de las víctimas, esto es, de leyes especiales para poner fin a las confrontaciones armadas y posibilitar el desarme y la entrega de los infractores, garantizando asimismo sus derechos y ofreciéndoles reducciones de penas e incluso amnistías condicionadas al perdón de personas y colectividades que hayan sido afectadas, y proponiéndoles un cambio de vida”, mencionó.

En cuanto a la creación de una Guardia Nacional, Durazo dijo que el plan es tener lista esta corporación en tres años, integrada a la Secretaría de la Defensa Nacional, pero con identidad propia.

Durazo dijo que con la descomposición e ineficacia de corporaciones policiales que se tienen actualmente en el país, tendría resultados “desastrosos” quitar de inmediato a las fuerzas armadas la encomienda de combatir al crimen.

La Guardia Nacional, dijo, resolvería “tanto el vacío legal en el que los institutos armados han venido participando en las labores de policía, como la carencia de una institución policial profesional y capaz de afrontar el desafío de la inseguridad y la violencia”.

En una primera etapa, la Guardia Nacional estaría integrada por unidades de policía militar, naval y elementos de la Policía Federal. En una segunda, con miembros activos de las fuerzas armadas que deseen pertenecer a la Guardia; y en una tercera etapa, se convocaría a jóvenes para que se incorporen, hasta tener 50,000 elementos. 

 

Con informacion de Animal Politico.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*